Páginas

sábado, 4 de septiembre de 2010

Vida, de José Hierro


Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada. 

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.


El gran poeta escribió este artefacto literario al intuir su cercano encuentro con la muerte. Es el epitafio de su libro 'Cuaderno de Nueva York' y está dedicado a una de sus nietas, Paula Romero.

1 comentario:

María Maza dijo...

wow... sin palabras... (ya lo dice todo, ya no hace falta nada)